Advertisements

Para los héroes caninos, la mayor misión es salvar vidas

El caos y tragedia que asotano a México en las últimas semanas

Primero con el sismo que afectó Oaxaca y Chiapas y ahora con el  terremoto que ha dejó cientos de personas sin vida hasta el momento en Ciudad de México, Puebla, Morelos y Guerrero, el trabajo de los héroes caninos se ha vuelto más notorio.

El nombre de estos héroes son Frida, Evil y Eco son los tres perros que forman parte de los  caninos adiestrados por la Sección Canina del Cuartel General del Alto Mando de la Semar y que son especialistas en la búsqueda de personas tras un desastre.

Hasta el 11 de septiembre, los canes habían localizado en Oaxaca a un estimadol de 53 personas sepultadas entre los escombros, 12 de ellas aún con vida.

Con esta nueva tragedia en el centro del país el equipo canino realiza una labor importante en el rescate de personas y ha redoblado sus esfuerzos.

Ahora con  este último terremoto que ocurrido en el centro del país, han circulado en las redes  vídeos  del impresionante y admirable  trabajo del equipo canino, incluso se puede observar como una de ellas se lastima su pata al  rescatar a unos niños de entre los escombros en el colegio Enrique Rebsamen por lo que es atendida por los elementos de la Marina.

El nombre de quien libera a esta gran manada  es Frida quien cuenta con mayor experiencia , una labrador que ha formado parte del equipo de rescate en desastres como: los deslaves en Guatemala, el terremoto de Ecuador y el incendio en la torre de Pemex. En el transcurso de su carrera y antes de los últimos sismos en México, Frida ha rescatado ya a un estimado 52 personas.

Estos increíbles seres  cuentan con equipo especial para sus labores, Frida, por ejemplo, se le mira siempre con un visor que protege sus ojos contra el humo, polvo y alguna sustancias tóxicas, unas botas para no lastimar los cojinetes de sus patas, y un arnés, en caso de tener que ascender y descender con ayuda de un cable.

El personal de la Semar es la encarga de entrenar a los canes de 12 a 14 meses, para luego cumplir una labor que puede durar seis o siete años.

Al  jubilarlos, los perros son donados al personal de la Marina. A los seis años de edad, Frida se encuentra al bordo del retiro, de acuerdo al capitán Israel Monteverde Cervantes. encargado de la sección canina de la Ciudad de México,

En el país se cuentan alrededor de 300  caninos trabajando en distintas dependencias y cuerpos de rescate. En la Armada de México se emplean solamente veinte, principalmente de raza labrador y pastor belga, cada uno con su propia función. Así como hay perros rescatistas, también hay  ejemplares que se especializan ya sea en detección de explosivos e identificación de narcóticos.

los perros rescatistas surgen a mediados del año 1985 

Por la necesidad de contar con perros que localizaran a personas que se encontraban  entre los escombros surgió justamente en el terremoto de 1985, cuando José León, uno de los elementos desplegados por la Marina para vigilar la zona de hospitales contaba con su pastor alemán quien estaba entrenado en labores policiacas, pero no de rescate y fue ahí donde, ante la desesperación e impotencia al querer ayudar se dio cuenta de la necesidad que había de un equipo canino.

México durante el desastre contó con el apoyo de rastreadores caninos traídos de  países como Italia, Francia y Alemania.

Algunos de los grupos de voluntarios europeos que arribaron a México en 1985 fueron los que tendieron la mano a los mexicanos interesados en adiestrar perros de búsqueda y rescate. Italianos a un grupo al que pertenecía José León; franceses al grupo de los Topos, de Fernando Álvarez; y franceses, suizos e italianos a los integrantes de la primera etapa del PMPBR, de la UNAM, que convertiría a la máxima casa de estudios en “la primera institución oficial mexicana en contar con una Unidad Canina de Salvamento”, según la revista Animales de Compañía.

Americanos también capacitaron a algunos mexicanos del norte del país. Los cursos, pláticas y capacitación de extranjeros a mexicanos ocurrieron, “1986 fue el boom de los perros de rescate en nuestro país”. Desde entonces, estos grupos han prestado servicios operativos a la sociedad en territorio mexicano y en diferentes países del mundo.

segun expertos, los perros deben tener estabilidad emocional, ser sociables, adaptables a diferentes medios y ambientes, dóciles, y tener un temperamento que les permita superar por sí solos circunstancias negativas en el momento del rescate.

Los voluntarios,  deben ser conscientes del trabajo a realizar, ser responsables en el cuidado de su animal, ademas de tener disponibilidad de tiempo para la preparación y entrenamientos , como el perro, contar con estabilidad emocional. “No es óptimo recibir a personas que tienen aversión por meterse a un espacio confinado o impresionarse con escenas fuertes”.

MIRA EL VÍDEO, SI NO FUNCIONA HAZ CLICK AQUÍ

Posted by Erick Quintana on Wednesday, September 20, 2017

Advertisements