Advertisements

Va al dentista por infección y termina con un ojo extirpado

Lo que parecía ser un simple absceso en la boca resultó ser el causante de que una mujer británica de 22 años perdiera uno de sus ojos.

Tras una serie de pruebas, se comprobó que lo que en realidad padecía Ceri Jones, era un tumor poco común llamado carcinoma adenoide quístico, que aparece en las glándulas salivales y afecta a la cabeza.

De acuerdo a lo publicado por el diario The Mirror el tratamiento obligó a realizarle una reconstrucción del rostro.

Además a Jones se le remplazó la mandíbula superior izquierda por una de titanio. Lo mismo hicieron con los huesos de ese lado del rostro.

Pero eso no fue suficiente, y por lo avanzado del cáncer también le tuvieron que extirpar el ojo izquierdo.

Ahora, para avanzar con su recuperación, la joven se trasladó desde el Reino Unido hasta Jacksonville (Florida, EE.UU.) para someterse a sesiones de radioterapia para eliminar los restos de células cancerosas.

No obstante, la cobertura de los gastos que implica semejante tratamiento en territorio estadounidense está fuera de su alcance, por lo que ha iniciado una campaña a través del portal GoFundMe para recaudar los fondos necesarios para sufragarlo.

Advertisements