Advertisements

Venezuela se queda sin cerveza

El pasado viernes, Cervecería Polar, el mayor fabricante de cerveza de Venezuela, paralizó la única de sus plantas que se mantenía operativa debido a la falta de materia prima importada por el retraso del gobierno en la venta de divisas oficiales.

Polar había adelantado la semana pasada que sus plantas de Caracas y los estados de Zulia y Anzoátegui suspenderían progresivamente la producción de cerveza y malta ante las dificultades para reponer inventarios y a que sólo disponía de cebada malteada importada hasta el 29 de abril. La mayor de las plantas, ubicada en el estado central de Carabobo, fue la última en suspender operaciones.

Cervecería Polar, que controla cerca de 75% del mercado local, tiene 10.000 trabajadores directos y otros 300.000 indirectos entre transportistas, proveedores y vendedores.

Venezuela padece desde hace años una escasez de varios productos que se ha agravado desde 2015 por las dificultades que enfrentan algunos sectores para importar materias primas e insumos, lo que ha afectado la producción y ha sumido al país en una severa recesión.

Marisa Guinand, directora de Cervecería Polar, declaró a la televisora de noticias de Globovisión que la deuda de la empresa con proveedores internacionales asciende a unos 160 millones de dólares.

Venezuela es el tercer país productor de cerveza en América Latina y uno de los consumidores per cápita más altos del continente, con entre 75 y 80 litros anuales, de acuerdo con cifras del sector empresarial.

Advertisements